Un poco de nuestra historia

Apenas iniciado el año 1976, año de luces y de prodigios, fue cuando la familia Font-Barceló, adquirió, el la finca de "Ses Eres", de s'Albufera, un antiguo almacén secadero de arroz, y los terrenos colindantes. Inmediatamente, y a buen ritmo, comenzaron las obras, de construcción y reforma, para convertir aquel venerable edificio en "Bar-terraza-Restaurante", al que bautizaron con el nombre de "Mesón los Patos", por tener en cuenta el entorno natural, el paisaje peculiar de acequias y cañaverales, y la fauna tan característica de la zona, con la sabrosa y huidiza anguila y el emblemático Pato de estos parajes.

 

 

El restaurante fue inaugurado el día 12 de Septiembre del mismo año, 1976,
con la presencia del afable Gabriel Font padre, en el comedor,
y la de su esposa Leonor Barceló, en la cocina.Y la de sus hijos Jaume, Gabriel y Kika.

 
Una de las peculiaridades distintas de "Los Patos", desde el mismo
instante de su apertura, impronta personal de don de gentes de Gabriel Font
padre, ha sido, y es, casi patrimonio de la familia Font-Barceló,
el trato directo, cálido, amable que recibe el cliente.
Hoy es Gabriel Font hijo, quién, siguiendo el buen hacer de su padre,
cuida de la sala, con sus distintos comedores, como si estuviera en su
casa particular atendiendo a unos invitados.
arros
los-patos-WEB-6032
los-patos-WEB-5882

Y ese es el trato que se recibe en "Los Patos", esa consideración individualizada, de difícil equilibrio, entre la cordialidad y el respeto, entre la atención personal y la cortesía exquisita. En "Los Patos", y esa es una de sus normas vitalicias, a las esmeradas maneras del personal, hoy encabezado por Jesús Gallego, bajo la supervisión de Gabriel Font hijo, se une la cuidadosa preparación de la carta, primicias del lugar y de la época del año, sabrosa, variada y auténticamente mallorquina, elaborada desde el conocimiemto profundo y privilegiado que, Leonor Barceló, ha tenido de la cocina. Actualmente, el cocinero José Magán, siguiendo las sabias directrices de doña Leonor, cuida de las ollas y los pucheros y de la preparación de los platos.